Páginas vistas en total

jueves, 31 de agosto de 2017

¡Sé feliz! (un escrito ligero para despedir el veranito)





                                                ¡Sé feliz!

          El calor del mediodía aplasta el paisaje que entra por la ventana, un velero puntea de blanco el horizonte. Bajo a la playa. Las gotas se evaporan sobre la piel, cada una de ellas encierra un pequeño sol.
     ¡Me cago en la puta gaviota! Algo pegajoso me ha caído en un ojo que no me deja ver, que me deja ciega el pajarraco. ¡Anda!...si es un niño chico comiéndose un melocotón que chorrea por sus brazos, por mi ojo también. Ahora sonríe. Me quiero comer al niño rubio pringoso. Mete sus pies en mis aletas cien veces su talla y se pone las gafas de bucear, todo lo toca el puñetero. 
     —¡Qué no molestes Manolito! —le regaña su mamá.
     — Que no molesta, de verdad, no se preocupe.
     Dos muchachas plantan un bolso de rayas de colores. Movimiento de toallas.  Fuman mucho, un cigarrillo detrás de otro. Clavan en la arena un cucurucho apestoso cerca de mi sensible nariz, parece una pirámide invertida rosa fucsia gigante. Una tiene los pechos tan pegados a la garganta que es imposible tenerlos así, de esa manera. Los llena de crema y no tienen el vaivén natural que los pechos deben tener, rebotan ligeramente como pelotas de caucho y vuelven donde estaban, vecinos del cuello.
     Me tiendo boca abajo y por debajo del brazo miro el panorama: buenas piernas la del socorrista, mejor culo. Escucho el sonido de las  olas que vienen y van, y a la madre del chiquillo que no para de largar por el móvil, a ver si se calla. 
     By Happy irradia el sol que incendia el espacio de luz. Las gaviotas se ponen de acuerdo y entonan a coro el By Happy con la misma voz que la de Bob Marley. Igualita. 
     Chano, el borracho del pueblo, duerme su curda mañanera debajo de la sombra de una barca roja y azul, y un guardia municipal lo despierta con malos modos. 
     —¡Déjeme tranquilo hombre! —increpa Chano y suelta la única frase que sabe en su inglés: “Bi japi”
     —Va a ser que no —responde el guardián de la Ley  poniéndole una multa por orden del Ayuntamiento, que por lo visto no se puede dormir borracho, sereno sí. 




27 comentarios:

  1. Me gustó "que por lo visto no se puede dormir borracho, sereno sí." 

    ResponderEliminar
  2. Mira, Isa
    http://guantanamera.es/Diario-%C3%ADntimo-del-mal-amante.htm
    Eres una de las personas a las que siempre le agradeceré esta locura de dedicarse a escribir.
    Besos,
    Manuel Alexander.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué alegría saber de ti Manuel Alexander! Oye, que te tienes que hacer un blog individual, que tengo muchas ganas de volver a leerte.
      Muchos besos mi amigo.

      Eliminar
    2. ¡Olé! Que acabo de ver que has publicado un libro. Voy a por él ¡Qué bien!¡Enhorabuena!
      Ya te diré cuando lo lea...

      Eliminar
    3. Gracias, Isa! Besos...

      Eliminar
    4. Ya lo he pedido pero por AMAZON
      https://www.amazon.es/Diario-%C3%ADntimo-del-mal-amante/dp/8417104127/ref=sr_1_1?s=dvd&ie=UTF8&qid=1504286670&sr=8-1&keywords=Diario+intimo+del+mal+amante

      Eliminar
    5. Bueno, al final si te hago perder tiempo y dinero, me lo dices sin compasión... jejeje. Besos, y gracias, te mantengo al tanto de mi trabajo. Abrazo.

      Eliminar
  3. Ja, ja, ja... Me da que es una experiencia personal, y casi religiosa, Isabel. Hoy comencé a trabajar y prometo que entré entonando esa canción... pero la verdad es que solo me duró cinco minutos. ¡Ay, cruel septiembre! Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ánimo David.
      Septiembre y octubre son mis meses preferidos. Se va por fin los veraneantes del mes de agosto de la playa ("mi" playa), y se queda todo más tranquilito ¡uf!

      Eliminar
  4. La verdad es que has retratado muy bien una típica escena veraniega (bueno, menos por la última parte, que tal vez es menos frecuente jeje).
    Leo por ahí que no eres muy amante de agosto. A mí septiembre me gusta mucho también, pero reconozco que los meses de verano son geniales a pesar de la gente, el calor y las cagadas de gaviota jaja.
    Un abrazo y feliz vuelta a la rutina, Tara :)
    PD- Qué canción tan buenísima.

    ResponderEliminar
  5. ¡Desde luego Sofía! Una canción buena buena... q es inevitable ponerse a bailar y que se te queda en la cabeza un buen rato ¿a qué sí?

    ResponderEliminar
  6. Un relato muy fresquito, Isabel, me has hecho recordar mis ya casi olvidadas vacaciones. ¿Por qué será que, en cuanto llegas al trabajo, parece que nunca te has ido?
    bi japi, Isabel, y muchos besos, pedazo de escritora

    ResponderEliminar
  7. Que depre Isabel, ¡Que se acaba el verano y las vacaciones! buena estampa veraniega la que nos traes, con borracho de pueblo incluído, que no podía faltar. Por cierto, le has puesto el mismo nombre que al Chano de tu Villa Herbania, será que es un nombre (o diminutivo) común en las Islas. Pues nada, toca volver a la monotonía y que mejor que este cuento para recordarnoslo. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno... por aquí ya sabes que no se acaba el verano, privilegios del clima canario. El otro día vi por la tele una tremenda granizada creo que en Orense.
      En este mi pueblo tuvimos un borrachito llamado "Chano el guapo", que a pesar de su adicción salvó un montón de vidas porque era muy buen nadador además de pescador. Tengo un cuento escrito sobre él, a ver si lo pongo. Y si, es un nombre muy común por estos lares.
      Un abrazo Jorge, y no te apures hombre, ya vendrán otras vacaciones.

      Eliminar
  8. ¡Muy divertido! Esas situaciones de playas atestadas (que personalmente detesto) las mostraste con humor y también con un condimento poético.
    Besotes, Isabel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi tampoco me gustan cuando están las playas a tope de gente, pero la tengo practicamente en la puerta de casa (todo el año), y en pleno agosto apetece darse un chapuzón, o dos.
      Muchos besos Mirella, por ahí teneis el tiempo al revés que el nuestro, o nosotros al revés, según como se mire. :)

      Eliminar
  9. Muy divertido Tara e ideal para despedirnos del verano porque agosto con sus aglomeraciones no es la situación idílica que sale en las postales. A mi me gusta mucho el verano sobre todo por la luz pero odio esas playas en las que tienes que pedir permiso para estirar la toalla y los pies del vecino los tienes en el cogote, así que soy de las que va prontito a la playa y se marcha cuando viene la gente. Vosotros sí tenéis un clima fantástico, qué envidia.
    Y esa canción de Marley es de las que te pinta una sonrisa y te pone happy.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Conxita. Menos mal que esta playa en la que vivo no es demasiado turística, pero así y todo, cuando llega el 8 de septiembre día de la patrona, Virgen del Pino, 8 de spetiembre, y empiezan los colegios, da gusto bajar a la playa. Y si es en invierno (invierno canario), mejor que mejor.
      Suelo hacer gimnasia en la playa, a primera hora o al atardecer, y es una gozada.
      La canción de Bob Marley es pegadiza ¿a qué sí Conxita?
      Muchos besos.

      Eliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Hola Tara!! Me gustó mucho, amiga, porque destila frescura y espontaneidad. Es una foto de verano, sin duda, en esos lugares donde los pobres lugareños terminan pareciendo extranjeros delante de su propio mar.
    Un abrazo grande!!

    PD: Eliminé el anterior porque mi celu te bautizó por sí mismo y en vez de Tara puso Tarta. Perdonalo, no sabe lo que hace este teléfono. Y si no reviso este comentario, en vez de Tara ahora había puesto Tata (significa padre en Argentina).
    Es la última vez que uso el teléfono para hacer comentarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad Simón, que los turistas aunque entran divisas con ellos, de alguna manera "nos roban" la esencia de nuestros pueblos costeros.

      Simón, puedes llamarme Isabel...así no se equivoca el "celu"

      Gracias compañero.

      Eliminar
  12. Cosas que pasan. Cosas que deben soportar los locales, no debe ser muy ameno soportar turistas. Y hay algunos que para qué te cuento.
    Pero supongo que a todo se acostumbra uno.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo ha sido una excusa para contar sobre algo cotidiano, esta vez tocaba un ratito de una playa algo masificada.
      Muchas gracias compañero Gildardo.

      Eliminar
  13. Muy bueno, Isabel, por aquí hace mucho frío, los días son desapacibles, llueve, y, sin embargo, leyendo tu relato, me pareció que estaba de vacaciones en la playa de tu isla. Y ni te digo como refuerza esa sensación la canción que canta Bob Marley. Un excelente cuento de "verano". Un gran abrazo.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es Ariel, un cuentito de verano, sin más pretensiones. A veces me apetece hacer cosas ligeras y sencillas. Me lo pasé bien escribiéndolo.
      Un abrazo grande Ariel.

      Eliminar